SIG o Sistemas Integrados de Gestión de Residuos

Los SIG o Sistemas Integrados de Gestión de Residuos, no sé si habéis oído hablar de este tipo de sistema de gestión, este SIG en concreto están relacionado con los productos que las empresas ponen en el mercado. Dichos productos una vez que termina su vida útil, o cuando el consumidor ya no hace uso de ellos y los desecha, tienen que ser gestionados correctamente, ahí es donde entran los SIG.

Gestión  de plásticos

Las empresas, según la Ley 22/2011 de Residuos y Suelos Contaminados, están obligadas a gestionar todos los residuos que generan los productos que ponen en el mercado, además de hacerse cargo de los coste según el principio “quien contamina paga”. Las empresas pueden gestionar el tratamiento de dichos residuos por varias vías según describe la ley en su artículo 17, pueden:

  • Realizar el tratamiento de los residuos por sí mismas, es decir, las empresas serán las encargadas de almacenar y reciclar o valorizar los residuos que ponen en el mercado.
  • Entregar el tratamiento de dichos residuos a un negociante, o a una entidad o empresa, todos ellos registrados conforme a lo establecido en dicha ley.
  • Entregar los residuos a una entidad pública o privada de recogida de residuos, incluidas las entidades de economía social, para su tratamiento.

Un gran número de empresas recurren a entidades de economía social al ser el proceso de gestión más barato y los trámites administrativos más sencillos y rápidos.

¿Qué entidades se encargan de los SIG?

Las entidades de economía social que se encargan de los SIG son organizaciones sin ánimo de lucro. Su funcionamiento, explicado de una forma muy resumida, consiste en el pago de una cierta cantidad de dinero, según el tipo de material y de su peso, por parte de las empresas productoras a las organizaciones encargadas de los SIG. Este dinero es utilizado para crear campañas de sensibilización, para gestionar la recogida de los residuos y para el proceso de reciclaje.

Aunque podemos encontrar más organizaciones encargadas de dicha gestión, las que más os sonarán son:

  • Ambilamp: gestiona la recogida de lámparas y luminarias. Los puntos de recogida pueden estar en los Ayuntamientos o en grandes superficies comerciales donde se vendan dichos productos.
  • Ecoembes: se encarga de la gestión de los envases, plásticos y papel/cartón. En este caso tienen dos tipos de contenedores el contenedor amarillo para los envases y plásticos y el contenedor azul para el papel y el cartón. Estos los encontramos repartidos por las calles de los pueblos  y las ciudades.
  • Ecopilas: SIG que se encarga de la gestión de pilas, acumuladores y baterías usadas. Podemos encontrar los contenedores en las grandes superficies comerciales y en pequeños comercios.
  • Ecovidrio: se encarga de la gestión de los envases de vidrio. Sus contenedores o iglúes son de color verde y están repartidos, al igual que en el caso de Ecoembes, por las calles de los pueblos y las ciudades.
  • Sigre: este último SIG encargan de la gestión de los residuos de la industria farmacéutica, podemos encontrar los contenedores en la mayoría de las farmacias.

Tipos de SIG

Todos los productos que están sujetos a un SIG tienen una etiqueta identificativa que muestra que su fabricante ha pagado la tasa para su correcta gestión. La etiqueta más conocida es la del Punto Verde que podemos encontrar en los envases, en este caso sería Ecoembes la encargada de la gestión.

Papel del consumidor en los SIG

El papel del consumidor en los SIG es fundamental porque somos los protagonistas y piezas clave para que el residuo siga el camino marcado por los SIG para su correcta gestión. En un SIG lo que se busca es gestionar la mayor cantidad de residuos posibles, de esta forma se consigue que llegue menos volumen de residuos a los vertederos y además se saca partido a los residuos al reciclarlos o valorizarlos.

Nuestro papel es separar en origen la máxima cantidad de residuos y depositarlos en los contenedores adecuados. De esta forma se podrán llevar a las instalaciones de tratamiento para obtener nuevos productos, ya sean iguales al original o distintos y valorizarlos. Terminado este proceso empezaría de nuevo el ciclo porque las empresas pondrían de nuevo estos productos en venta.

Funcionamiento de los SIG

Como podéis ver los SIG son fundamentales para la buena gestión de los residuos, además contribuyen a un mayor aprovechamiento de la materia prima contenida en dicho residuo. Aunque estar acogido a dichos sistemas de gestión es obligatorio por ley muchas empresas están dando un paso más al estudiar con más detalle sus procesos de producción y así conseguir productos que generen menos residuos y estos sean biodegradables, es lo que se llama ecodiseño.

Una vez hecho este repaso o estas aclaraciones, ¿vosotros/as que SIG conocéis además de los que he puesto en el post?.

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *