Gestión de la Materia Orgánica

Dentro de la gestión de los residuos la materia orgánica o biorresiduo es uno de los residuos que a nivel municipal no se estaba sacando ningún partido, iba mezclado con los residuos considerados resto y terminaba en el vertedero.

El hecho de que no se haya aprovechado antes dicho residuo se debía a que las instalaciones municipales no estaban adaptadas para dicha gestión.

Ahora todas las administraciones se están poniendo las pilas en relación a la gestión de la materia orgánica porque la Unión Europea, a través de su Directiva 2008/98/CE de residuos, establece que a más tardar el 31 de diciembre de 2023, los biorresiduos se deben recoger de forma separada o reciclarse en origen (por ejemplo, mediante compostaje).

Esto está haciendo que veamos en nuestras ciudades, y dentro de poco en pequeñas localidades, un nuevo contenedor, el famoso, o no tan famoso, “quinto contenedor”, normalmente de color marrón o  con tapa marrón.

Materia orgánica
Cubo de materia orgánica / Imagen: EcoMedioAmbiente

Tenemos que tener en cuenta, que al igual que ocurre con la separación en origen del resto de residuos, el papel de los ciudadanos es esencial y estar informados de cómo gestionarlo es fundamental, y más sabiendo que alrededor del 47% de la basura que generamos es materia orgánica y que se puede sacar un gran partido con su gestión. El objetivo de este post es dar a conocer qué es lo que se considera materia orgánica y qué podemos echar en este nuevo contenedor.

Antes de entrar en el tema del post me gustaría comentar algo sobre el dato que antes he mencionado sobre la cantidad de residuos de materia orgánica que generamos.

Todo la gestión de los residuos se basa en las buenas prácticas de los ciudadanos, pues los residuos los generamos nosotros y nuestras decisiones son las que determinan qué cantidad y qué tipo de residuos acumulamos.

En el caso de la materia orgánica posiblemente se vea más claro lo que supone aumentar su cantidad en nuestra bolsa de basura, implica que estamos tirando mucha comida, cosa que nos tiene que hacer pensar pues posiblemente una parte de dicha comida se puede aprovechar.

Según AECOSAN se estima que en los hogares españoles se tiran 1,5 millones de toneladas de comida al año, 76 kilos al año por hogar. Como podéis imaginar es un tema que da para otro post.

¿Qué se considera materia orgánica o biorresiduo?

Según la Ley 22/2011, de residuos y suelos contaminados, la materia orgánica o biorresiduo se considera a todos los residuos biodegradables de jardines y parques, residuos alimenticios y de cocina procedentes de hogares, restaurantes, servicios de restauración colectiva y establecimientos de venta al por menor; así como, residuos comparables procedentes de plantas de procesado de alimentos.

De forma resumida se puede decir que la materia orgánica o el biorresiduo son todos los residuos biodegradables, es decir, que proceden de algún ser vivo, ya sea animal o vegetal, que de forma natural sufren un proceso de descomposición, algunos ejemplos son:

  • Restos de frutas y verduras
  • Restos de carne y pescado cocinados
  • Restos de carne y pescado sin cocinar
  • Cáscaras de huevos, mariscos y frutos secos
  • Otros restos de comida: como son las sobras de pan
  • Infusiones y posos de café
  • Tapones de corcho, cerillas y serrín
  • Restos de plantas secas
  • Servilletas y papel de cocina sucios*
  • Cajas de pizzas si están manchadas de grasa

* Solo podemos echar las servilletas y el papel de cocina al contenedor marrón si están manchados de restos de comida. En el caso que estén manchados de algún producto químico, por ejemplo, limpiador de vitroceramica, no se puede echar, en este caso dicho papel iría al contenedor de resto al no poderse reciclar.

Residuos orgánicos
Ejemplos de algunos residuos orgánicos / Elaboración propia

¿Qué se puede hacer con la materia orgánica?

A la materia orgánica se le puede sacar un gran partido, nos podemos animar a hacer nuestro propio compost en casa, y así tener un buen abono para nuestras plantas, o si tenemos la suerte de vivir en el campo, y tener animales, podemos aprovechar los restos de frutas y verduras para darlos de comer.

En el caso que optemos por echar nuestro residuo a los contenedores municipales las administraciones pueden aprovecharla de varias formas.

Compostaje

El compostaje es un proceso de descomposición de la materia orgánica que en presencia de oxígeno (proceso aerobio), y por la acción de diferentes microorganismos como hongos y bacterias, se consigue un abono para las plantas rico en nutrientes llamado compost.

Tenemos que tener en cuenta que el volumen de materia orgánica que manejan las administraciones públicas son de toneladas, esto hace que este proceso se haga en condiciones controladas (ventilación, humedad y temperatura), y el resultado final posiblemente no sea de tanta calidad como el que conseguimos en casa.

Es difícil llegar a alcanzar una buena calidad de compost porque dicha calidad depende de lo bien que se haga la separación en origen, lo perfecto es que todo lo que vaya en la bolsa de materia orgánica, sea materia orgánica, pero se da un porcentaje que no tendría que ir en esa bolsa, estos se denominan impropios.

Estos errores de separación hacen que el compost que se obtiene no sea un compost en un sentido estricto al no ser lo suficientemente bueno y seguro para utilizar en la agricultura. Las alternativas para dar salida a este material son utilizarlo en jardinería, para restauraciones ecológicas o mejoras ambientales.

Biometanización

La biometanización es un proceso biológico en el que distintos tipos de microorganismos, en ausencia de oxígeno (proceso anaerobio), descomponen la materia orgánica. De dicha descomposición se obtiene energía en forma de biogás y un fertilizante natural llamado digesto.

El biogás se puede utilizar para el autoabastecimiento de las plantas de tratamiento, como combustible para el parque automovilístico que utilice gas o se puede inyectar a la red de gas.

En el caso del digesto se puede utilizar para la restauración de taludes o mejoras ambientales.

Beneficios de separa la materia orgánica 

Los beneficios que se obtienen de separa el materia orgánica son los siguientes:

  • Dar una nueva vida a los residuos. Aprovechamos un residuo que antes no se aprovechaba y del cual podemos sacar grandes beneficios.
  • Reducir la cantidad de residuos que llegan a los vertederos. El objetivo de todo sistema de gestión de residuos es disminuir al máximo la cantidad de residuos que llegan a los vertederos, haciendo la separación en origen de la materia orgánica estamos cumpliendo dicho objetivo.
  • Limitar las emisiones de gases de efecto invernadero. La materia orgánica en su descomposición anaerobia libera metano, gas 21 veces más contaminante que el CO2. Haciendo una buena gestión del residuo hace que dicho gas se capture evitando dichas emisiones a la atmósfera.
  • Obtener biogás para la producción de energía eléctrica. De esta forma dejamos de utilizar fuentes de energía no renovables.
  • Obtener material fertilizante. Estos fertilizantes nos ayudan a proteger y recuperar el suelo. El objetivo es obtener un compost seguro para poder utilizarlo en agricultura.

Conclusión

La gestión de la materia orgánica o biorresiduo es un paso más de las administraciones públicas para conseguir una economía circular, está en nuestras manos contribuir lo mejor posible a conseguir dicho modelo económico.

Espero que os haya quedado más o menos claro cómo se gestiona la materia orgánica, sumar este residuo en la separación en origen de nuestros hogares no es nada complicado, debemos poner de nuestra parte para que los beneficios antes planteados se sumen a lo que ya estamos haciendo. Pensemos que nuestro granito de arena ayuda a mejorar aún más nuestro entorno.

Si tenéis alguna duda dejarlo en comentarios e intentaré resolverla lo mejor posible.

Hasta la próxima!!!

2 comentarios sobre “Gestión de la Materia Orgánica”

  1. Muy bien descrito y explicado! En el municipio donde vivo han añadido este ultimo año el quinto contenedor, es una gran iniciativa aunque también ha sido un choque de realidad con la sociedad y lo incivicos que somos a veces el ver que el contenedor tiene llave, pero a pesar de ello es un gran paso. Eso sí he tenido que comprar un cubo de 4 compartimentos y aun así separo el vidrio en una caja a parte, es meticuloso pero recomendable y beneficioso!

    1. Hola Pedro,

      En primer lugar gracias por el comentario y me alegro que te haya gustado el post.

      Sí que es verdad que en algunos municipios las administraciones han puesto llave a los contenedores de materia orgánica, de esta forma se garantizan que la mayoría de los residuos que se echan al contenedor son los adecuados. Con esto se consigue que el producto obtenido de su reciclaje sea de mayor calidad.

      Como comentas, al principio nos puede parecer algo lioso o molesto el hecho de tener que reciclar tantas clases de residuos, pero tenemos que verlo desde el punto de vista de los beneficios ambientales que se consiguen al separar correctamente, como por ejemplo es la reducción del uso de materia prima virgen.

      De nuevo gracias por el comentario.

      Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.