Archivo de la etiqueta: consumo responsable

Contenedores para reciclar residuos urbanos

En uno de mis post sobre residuos os explicaba los tipos de residuos generados en los hogares y la importancia de reducir su uso y gestionarlos correctamente, dicha gestión tiene su base en el conocimiento de los distintos tipos de contenedores que podemos encontrar en las calles de nuestras ciudades y pueblos. Por cada tipo de residuo vamos a encontrar un contenedor determinado, la forma de saber qué residuo va en cada contenedor es asociar cada tipo de residuos con un color de contenedor, más adelante os pongo la relación residuo-color.

El hecho de conocer muy bien qué tipos de residuos van en cada uno de los contenedores es fundamental para que dichos residuos se reciclen correctamente y no se echen a perder por una mala separación. Un claro ejemplo son los residuos de papel y cartón, si estos están en mal estado, sucios o no se echa los papeles que de verdad se pueden reciclar, puede hacer que gran parte del contenido del contenedor no se pueda reciclar y por lo tanto se tenga que valorizar de otra forma.

Contenedores de residuos

Que se dé una buena gestión de los residuos depende en gran medida de los ciudadanos, seguramente estaréis cansados de ver en las campañas para fomentar el reciclaje que hacen bastante hincapié en la «separación en origen», esto quiere decir que los consumidores tiene el papel de separa correctamente los tipos de residuos en sus hogares. Los residuos tienen que salir de nuestras casas bien separados según el tipo de residuos para poder así comenzar a reciclarlos correctamente una vez que los depositamos en el contenedor correspondiente.

Se puede dar el caso que alguno de los residuos no esté tan claro y nos puedan surgir dudas de a qué contenedor va, en estos casos os aconsejo echar dicho residuo al contenedor «de fracción resto», de esta forma no perjudicaría el proceso de reciclaje en el supuesto que se eche en un contenedor que no sea el correcto.

Otra de las cosas que os quería comentar antes de ver los tipos de contenedores es que no solo hay estos contenedores, los que os voy a explicar corresponden a los que encontramos en la calle, además hay otros contenedores para residuos más específicos que se encuentran en sitios determinados como por ejemplo en los «puntos limpios», aquí podemos encontrar contenedores para residuos eléctricos y electrónicos, para escombros, y muchos más.

Publicidad

 

Reciclar materia orgánica

En el post que os comentaba al principio, en el que hablaba de la clasificación de los residuos, os hablaba de un tipo de residuos biodegradable, el que corresponde a la materia orgánica. Estos residuos se pueden gestionar de varias formas, todo depende del «propietario» del residuo, es decir, hay dos formas de gestionarlo, una es hacerlo tú mismo y otra es depositarlo en el contenedor de la comunidad. Los tipos de contenedores serían:

CompostContenedor de compostajeeste contenedor en algunos municipios los podemos encontrar pero no son tan frecuentes. Son de color marrón, no confundir con algunos contenedores para el aceite usado, estos también tienen tonos marrones o tirando a naranja. Normalmente este tipo de residuos se gestionan a nivel particular. La materia orgánica en su fase de descomposición es un buen abono para las plantas, por este motivo mucha gente opta por gestionar este tipo de residuos ellos mismos. Para hacer compost los residuos que podemos utilizar son: restos de comida, frutas y verduras, cáscaras de huevo, restos de café, trozos de madera, poda de jardín. En los últimos años algunos ayuntamientos están empezando a gestionar los residuos de la materia orgánica de los ciudadanos, el proceso de reciclaje da lugar a compost o lo más común que es producir energía gracias al biogás que se obtiene de la biometanización.

Contenedor-restoContenedor de fracción restoeste contenedor es el más conocido y el que siempre hemos utilizado. El color de este contenedor puede variar según en el municipio en el que te encuentres, algunos pueden ser de color verde, con forma distinta al iglú del vidrio o de color gris con la tapadera naranja. Este contenedor se suele llamar «de fracción resto» porque se echa todo aquello que no va a los contenedores de reciclaje, siempre teniendo en cuenta que hay otros contenedores a parte de los que os cuento. Además de la materia orgánica los residuos que podemos echar son: textil sanitario (pañales, compresas y tampones, etc.), cepillo de dientes, platos y tazas.

Reciclar envases

Contendor-envases-El contenedor para reciclar envases es el de color amarillo, la forma de este depende del municipio donde te encuentres, puede ser en forma de iglú, como la imagen que he puesto, puede ser cuadrado, con forma de un contenedor de siempre pero en este caso de color amarillo o se puede dar el caso que en tu municipio los contenedores estén soterrados, en este caso tendrá un distintivo con dicho color.

Independientemente de la forma lo que nos tiene que quedar claro es qué tipo de residuos debemos echar en este contenedor. Lo residuos que conocemos todos que deben de ir a este contenedor son las botellas de plástico, cualquier envase de plásticos e incluso las bolsas. Además de este tipo de envases también se va a gestionar en este contenedor las latas que contengan cualquier alimento o bebida y unos residuos, que según mi experiencia en colegios resulta más complicado de ver a qué contenedor va, como son los brik, el papel de aluminio y las bandejas, normalmente blancas, de poliestireno o porexpan.

La confusión que está asociada al reciclaje de los brik se debe a que una gran parte de los ciudadanos se piensan que el brik es de papel por lo que debería ir al contenedor de papel. En estos casos es bueno abrir el brik y comprobar que está formado por varias capas, la capa exterior es de plástico, la central es de cartón, seguida de una fina capa de aluminio, y por último otra capa interior de plástico. Se compone de tantas capas para dar más resistencia al envase y para evitar que el contenido se estropee o que se modifiquen sus propiedades al verse expuesto a la luz solar y el calor. Al tener partes de plástico y de aluminio corresponde echarlos al contenedor amarillo.

Reciclar papel y cartón

El conteneContenedores-residuosdor para reciclar el papel y el cartón es de color azul, su forma, al igual que ocurre con el resto de los contenedores, varía según el municipio. Creo que está más o menos claro el tipo de residuos que debemos depositar en este contenedor. Lo que me gustaría destacar son aquellos residuos que no se deben depositar en este contenedor, algunos de ellos son: las servilletas, el papel de cocina sucio y los pañuelos de papel o cualquier resto de papel que se haya utilizado con los productos de limpieza, todos estos residuos se deben depositar en el contenedor de fracción resto.

Reciclar vidrio

Contenedor-vidrio

El último contenedor más común es el del vidrio, es de color verde y casi siempre tiene forma de iglú. Al igual que pasaba con los brik los residuos de vidrio también daba ciertos problemas a los estudiantes, pensaban que todo aquello que fuese transparente o tintado y con aspecto frágil era vidrio y por lo tanto se debería echar en el contenedor verde.

Como podéis imaginar esto no es así, tenemos que tener muy claro cuál es la diferencia entre vidrio y cristal, esto es fundamental porque el proceso de reciclaje es distinto al tener una composición diferente, el vidrio está formado por arena de sílice y el cristal está formado por óxido de plomo, y por lo tanto su punto de fusión cambia. Una de las formas de acordarnos qué debe ir al contenedor verde es a través de un truco que contábamos a los niños, les decíamos: «todo lo que tenga tapa, tapita y tapón debe ir al contenedor de vidrio», espero que así no se os olvide. En relación a este truco sobra decir que las tapas, tapitas y tapones de metal deben ir al contenedor … amarillo!!!

Algunos de los residuos que van al contenedor del vidrio son: botellas de refresco, vino, licores, tarros de conservas, frascos de colonia y perfumes o frascos de cosméticos.

Antes de despedirme me gustaría destacar de nuevo la importancia de conocer qué tipo de residuos manejamos en casa, cómo se deben separar en origen y en qué contenedor los debemos depositar, es fundamental para que se dé una buena gestión de los residuos y mejorar así el medio ambiente. En el post no he mencionado nada sobre el hecho de REDUCIR la cantidad de residuos que generamos, algo que deberíamos plantearnos al ver la cantidad de residuos que acumulamos.

Bueno, este es mi resumen de los tipos de contenedores para reciclar residuos urbanos, espero que os haya servido para refrescar un poco los conocimientos o para resolver alguna duda sobre la gestión de residuos, de todas formas tenéis los comentarios para preguntarme.

Hasta la próxima!!!

Obsolescencia Programada y sus consecuencias

El concepto de obsolescencia programada es un término que siempre ha estado en la boca de los expertos, y no tan expertos, al notar que una gran parte de los aparatos eléctricos o electrónicos que compramos dejan de funcionar a los pocos años. Según un estudio de la Universidad de Berlín y el Öko-Institut, relativo a la obsolescencia programada, estiman que los grandes electrodomésticos como las lavadoras, secadoras o frigoríficos, se tiene que reemplazar a los cinco años desde su compra porque dan fallos técnicos.

Seguramente os ha pasado que habéis hecho un uso adecuado de un aparato eléctrico y un día no sabes por qué ha dejado de funcionar, das mil vueltas a qué ha podido pasar pero no llegas a entenderlo. En este caso tienes dos opciones, llevarlo a reparar o adquirir un aparato nuevo. Al final seguramente tendrás que optar por la segunda opción, muy a tu pesar, porque casi siempre la opción de reparar es más cara que comprar uno nuevo, este tema también es bastante peliagudo. Pero a lo que voy, ¿sabéis que este fallo se debe lo más seguro a la obsolescencia programada?

¿Qué es la Obsolescencia Programada?

La obsolescencia programada consiste en planificar de una forma consciente el tiempo de vida útil de los productos, el tiempo que tenía que durar un producto lo marcaba el fabricante. En los casos de los aparatos electrónicos dicho tiempo está controlado por un chip con una información determinada para que deje de funcionar cuando se den dichas condiciones. Un ejemplo son las impresoras,  estas las programan para que dejasen de funcionar cuando hagan un cierto número de impresiones.

Os podéis imaginar, y seguramente lo habéis sufrido, que el tiempo de vida útil que ponen los fabricantes no es muy largo haciendo que el cliente tenga que recurrir al servicio técnico o ir a comprar un aparato nuevo.

Ordenadores1
Aparatos electrónicos en desuso

Al principio de la Revolución Industrial los fabricantes buscaban que sus productos fuesen de calidad y que su marca se asociara a productos duraderos adquiriendo así un mayor prestigio. Fue la crisis económica de 1929 la que dio origen al termino obsolescencia programada y a la Ley de Obsolescencia Programada, dicha ley buscaba que todos los productos tuvieran fecha de caducidad consiguiendo así un mayor beneficio para el fabricante al incentivar el consumo y un aumento en la creación de empleo.

Según los fabricantes el hecho de hacer un producto duradero no salía rentable porque no ingresaban dinero hasta que este no se rompía y se podría dar el caso que esto no ocurriese nunca, un ejemplo es la bombilla del Parque de Bomberos de Livermore (California) que lleva encendida desde 1901.

Consecuencias de la obsolescencia programada

Las consecuencias de la obsolescencia programada se deben considerar desde el punto de vista ambiental y social.

Desde el punto de vista ambiental

  • Utilización de una gran cantidad de recursos naturales al tener que estar constantemente produciendo artículos. En este caso hay que considerar que algunos de los recursos naturales que se utilizar para la fabricación de algunos productos son muy escasos, un ejemplo es el coltán.
  • Acumulación de residuos. Todos los aparatos que ya no se van a utilizar se desechan y una mala gestión puede hacer que terminen en vertederos ilegales. Al tener elementos que pueden contaminar el suelo o el agua es importante que se gestionen correctamente y que se alargue la vida útil de los aparatos electrónicos para así disminuir el número de residuos que se generan.

Desde el punto de vista social

  • Fomenta el consumo. Si ya de por sí nos animan a consumir constantemente el hecho de que algunos productos tengan fecha de caducidad fomenta aún más dicho consumo.
  • Conflictos geopolíticos. Algunos de los materiales que se utilizan en la fabricación de ciertos aparatos electrónicos son tan escasos y valiosos que se están dando serios conflictos geopolíticos por su explotación, es el caso del coltán.
  • Países subdesarrollados terminan siendo los vertederos de los países desarrollados. Un ejemplo es el país africano Ghana que reciben constantemente contenedores llenos de residuos electrónicos que los países desarrollados envían como productos de segunda mano cuando la gran mayoría no funciona. Se puede ver como una oportunidad para los habitantes de Ghana al poder repararlos y venderlos pero lo cierto es que la gran mayoría no sirven para nada y terminan ocupando un espacio que pertenece a sus habitantes.

Publicidad

 

Documental «Comprar, tirar, comprar»

Para que veáis el origen de la obsolescencia programada, cómo ha ido evolucionando y algunos ejemplos bastantes claros de la obsolescencia programada os recomiendo ver el documental de la directora y escritora Cosima Dannoritzer, «Comprar, tirar, comprar». Este documental ganó el Premio de la Academia de TV en 2011.

Conclusiones

Aunque a lo largo de todo el post me he referido a la obsolescencia programada de aparatos electrónicos dicha obsolescencia la podemos llegar a ver en cualquier producto, la obsolescencia programada no solo refleja el hecho que dichos aparatos tengan un chip con cierta información para que dejen de funcionar en un determinado momento, sino también refleja la calidad de los productos, como es lógico a menor calidad menor duración y por lo tanto más rápido hay que sustituirlo.

La obsolescencia programada, desde mi punto de vista, aún está presente en muchos de los productos que manejamos a diario, aunque hay veces que por el hecho de tener un consumo constante y querer tener lo último en tecnología no lo usamos el tiempo suficiente para que salte dicha obsolescencia programada.

Las posibles soluciones para evitar el uso de recursos, la acumulación de residuos y todo lo que implica la obsolescencia programada es:

  • Tener un consumo más responsable. Se debe buscar los artículos que tengan materiales de buena calidad para que duren el máximo de tiempo posible. De esta forma estamos favoreciendo a aquellas marcas que buscan tener un buen producto y una buena relación con el cliente más que hacer dinero a cualquier precio.
  • Exigir a la administración unas normas que eviten la obsolescencia programada y que todos los productos se puedan repara sin mucha dificultad y sin tener un alto coste. De esta forma también se favorece la reutilización. Creo que ya se está haciendo algo en relación a este punto.
  • Fomentar el ecodiseño al ser uno de las características de este tipo de diseños la capacidad de volver a incluir el residuo generado después de su uso como materia prima para hacer nuevos artículos, es lo que se denomina economía circular. Con esto se evitaría utilizar nuevas materias primas y los residuos se recuperarían utilizándolos como nutrientes de la industria.

Espero que os haya quedado más o menos claro qué es la obsolescencia programada y de esta forma poder exigir a las marcas una garantía de ciertos años para que no estemos tirando el dinero o consumiendo unos recursos que se van a perder en pocos días. Si creéis que podéis aportar algo más a este tema no dudéis en dejar algún comentario.

Hasta la próxima!!!

Moda Sostenible en BioCultura

El viernes pasado tuve la oportunidad de asistir a BioCultura Madrid, la Feria de Productos Ecológicos y Consumo Responsable, ya había asistido otros años pero este año me interesaba aún más porque como novedad había unas charlas muy interesantes sobre moda sostenible dentro del Espacio Planeta Moda.

Moda_Sostenible

Me hubiera gustado asistir a más charlas pero la que más me interesaba y a la que tuve la suerte de asistir fue la del diseñador de moda Javier Nuñez llamada «Moda reciclada y con estilo». Este diseñador se caracteriza por trabajar con tejido antiguos los cuales los transforma en vestidos con diseños muy originales. Algunos de los materiales que utiliza son mantas antiguas, cortinas, manteles, colchas y cualquier tejido de calidad que tenga los metros suficientes para hacer unos bonitos diseños y sus dueños ya no los vayan a utilizar.

El diseñador Javier Nuñez apoya la moda sostenible porque considera que si el tejido ya está elaborado, es de calidad y ya no se va a utilizar la mejor manera de aprovecharlo es reutilizarlo para hacer nuevos diseños evitando así la fabricación de nuevas telas, ahorrando el gasto de material prima y evitando la contaminación provocada por los proceso de elaboración.

Además el diseñador valora mucho dicha materia prima porque al ser tejidos antiguos son tejidos exclusivos con bordados o estampados que ya no se encuentran por lo que dan un mayor valor a sus diseños. Algunos de sus diseños los pude ver más de cerca porque nos trajo una muestra de los diseños de la colección O’Hara y os puedo decir que no parecen que estén hechos con dichos materiales.

Diseños Javier Nuñez
Modelos de la colección O’Hara del diseñador Javier Nuñez / Fuente: BioCultura

Este años BioCultura buscaba dar un mayor protagonismo a la moda sostenible al ser un sector que cada vez está creciendo más en nuestro país, esto lo podemos ver reflejado en el aumento de tiendas de moda cuya filosofía de marca es apoyar la moda sostenible al considerar el impacto ambiental y social en todo el ciclo de vida de la prenda.  En el caso de BioCultura el número de marcas que ha habido este año ha sido de 63, entre las cuales había de ropa, calzado o complementos.

Para mi es una gran noticia el hecho que la moda sostenible vaya teniendo cada vez más seguidores porque considero que el sector de la moda es un sector que necesita un cambio, tanto desde el punto de vista ambiental como social. No sé si alguna vez os habéis planteado por qué hay prendas de ropa a precios tan bajos, pueden llegar a valer solamente 3€. En mi caso lo descubrí no hace mucho y ha hecho que cada vez que me planteo comprar ropa piense, en primer lugar si de verdad la necesito y en segundo lugar de dónde viene esa ropa y en qué condiciones se ha elaborado.

La moda sostenible está dentro del consumo responsable y el papel que tenemos como consumidores es fundamental. Las marcas producen lo que demandamos y por este motivo tenemos que plantearnos de verdad lo que queremos, productos de baja calidad y bajo precio a costa del medio ambiente y de personas que están explotadas o productos de calidad que favorecen la economía de las zonas donde se producen y no perjudican al medio ambiente. Es vuestra la elección.

SIG o Sistemas Integrados de Gestión de Residuos

Los SIG o Sistemas Integrados de Gestión de Residuos, no sé si habéis oído hablar de este tipo de sistema de gestión, este SIG en concreto están relacionado con los productos que las empresas ponen en el mercado. Dichos productos una vez que termina su vida útil, o cuando el consumidor ya no hace uso de ellos y los desecha, tienen que ser gestionados correctamente, ahí es donde entran los SIG.

Gestión  de plásticos

Las empresas, según la Ley 22/2011 de Residuos y Suelos Contaminados, están obligadas a gestionar todos los residuos que generan los productos que ponen en el mercado, además de hacerse cargo de los coste según el principio “quien contamina paga”. Las empresas pueden gestionar el tratamiento de dichos residuos por varias vías según describe la ley en su artículo 17, pueden:

  • Realizar el tratamiento de los residuos por sí mismas, es decir, las empresas serán las encargadas de almacenar y reciclar o valorizar los residuos que ponen en el mercado.
  • Entregar el tratamiento de dichos residuos a un negociante, o a una entidad o empresa, todos ellos registrados conforme a lo establecido en dicha ley.
  • Entregar los residuos a una entidad pública o privada de recogida de residuos, incluidas las entidades de economía social, para su tratamiento.

Un gran número de empresas recurren a entidades de economía social al ser el proceso de gestión más barato y los trámites administrativos más sencillos y rápidos.

¿Qué entidades se encargan de los SIG?

Las entidades de economía social que se encargan de los SIG son organizaciones sin ánimo de lucro. Su funcionamiento, explicado de una forma muy resumida, consiste en el pago de una cierta cantidad de dinero, según el tipo de material y de su peso, por parte de las empresas productoras a las organizaciones encargadas de los SIG. Este dinero es utilizado para crear campañas de sensibilización, para gestionar la recogida de los residuos y para el proceso de reciclaje.

Aunque podemos encontrar más organizaciones encargadas de dicha gestión, las que más os sonarán son:

  • Ambilamp: gestiona la recogida de lámparas y luminarias. Los puntos de recogida pueden estar en los Ayuntamientos o en grandes superficies comerciales donde se vendan dichos productos.
  • Ecoembes: se encarga de la gestión de los envases, plásticos y papel/cartón. En este caso tienen dos tipos de contenedores el contenedor amarillo para los envases y plásticos y el contenedor azul para el papel y el cartón. Estos los encontramos repartidos por las calles de los pueblos  y las ciudades.
  • Ecopilas: SIG que se encarga de la gestión de pilas, acumuladores y baterías usadas. Podemos encontrar los contenedores en las grandes superficies comerciales y en pequeños comercios.
  • Ecovidrio: se encarga de la gestión de los envases de vidrio. Sus contenedores o iglúes son de color verde y están repartidos, al igual que en el caso de Ecoembes, por las calles de los pueblos y las ciudades.
  • Sigre: este último SIG encargan de la gestión de los residuos de la industria farmacéutica, podemos encontrar los contenedores en la mayoría de las farmacias.

Tipos de SIG

Todos los productos que están sujetos a un SIG tienen una etiqueta identificativa que muestra que su fabricante ha pagado la tasa para su correcta gestión. La etiqueta más conocida es la del Punto Verde que podemos encontrar en los envases, en este caso sería Ecoembes la encargada de la gestión.

Papel del consumidor en los SIG

El papel del consumidor en los SIG es fundamental porque somos los protagonistas y piezas clave para que el residuo siga el camino marcado por los SIG para su correcta gestión. En un SIG lo que se busca es gestionar la mayor cantidad de residuos posibles, de esta forma se consigue que llegue menos volumen de residuos a los vertederos y además se saca partido a los residuos al reciclarlos o valorizarlos.

Nuestro papel es separar en origen la máxima cantidad de residuos y depositarlos en los contenedores adecuados. De esta forma se podrán llevar a las instalaciones de tratamiento para obtener nuevos productos, ya sean iguales al original o distintos y valorizarlos. Terminado este proceso empezaría de nuevo el ciclo porque las empresas pondrían de nuevo estos productos en venta.

Funcionamiento de los SIG

Como podéis ver los SIG son fundamentales para la buena gestión de los residuos, además contribuyen a un mayor aprovechamiento de la materia prima contenida en dicho residuo. Aunque estar acogido a dichos sistemas de gestión es obligatorio por ley muchas empresas están dando un paso más al estudiar con más detalle sus procesos de producción y así conseguir productos que generen menos residuos y estos sean biodegradables, es lo que se llama ecodiseño.

Una vez hecho este repaso o estas aclaraciones, ¿vosotros/as que SIG conocéis además de los que he puesto en el post?.

DIY: Cómo reciclar latas con mensaje

Hoy os quiero enseñar el DIY que he hecho reciclando una lata que tenía por casa, normalmente no suelo tener más de una porque la voy rellenado con los paquetes grandes que venden del mismo producto, de esta forma genero menos residuos y ahorro dinerillo. Siempre deberíamos intentar reducir al máximo los residuos que generamos y elegir los envases más respetuosos con el medio ambiente.

Bueno, tras la mención de que debemos ser unos consumidores responsables os voy a contar qué he hecho con mi querida lata reciclada, sí querida, estoy encantada con el resultado. He puesto en el título que tiene una mensaje porque he dibujado el círculo de Möbius que representa las tres fases principales del reciclaje: reducir, reutilizar y reciclar, para así tener siempre presente el reciclaje. Y ahora, manos a la obra!!

Materiales

Los materiales que he utilizado los podéis ver en las siguientes imágenes.

Lista-materiales

Material-logo

 

Pasos 

  • Pintar la lata: pintar o no la lata depende del tipo de lata que vayamos a utilizar, en mi caso no hacía falta porque ya estaba protegida con la pintura que da la marca del producto pero como quería que una zona se viera la pinté entera. La pinté con pintura antióxido blanca, en el caso que vuestra lata no tenga pintura del fabricante os aconsejo que deis varias capas de pintura antióxido, así evitáis que con el tiempo salga óxido y se estropee vuestro DIY.
  • Elegir y recortar la plantilla: como os he comentado antes yo he elegido una plantilla de círculo de Möbius, vosotros podéis poner otra plantilla o directamente cubrir toda la lata con el papel que elijáis.
  • Pasar la plantilla a la lata: una vez que ya tengas la plantilla la pasas a la lata, yo lo pasé con un lápiz, no se marca mucho pero para hacerte una idea de dónde van las piezas sirve.
  • Recortar el dibujo en el papel que vayamos a poner: yo en un principio iba a poner periódico pero me acordé que tenía recortes pequeños de cómic, que voy a hacer, lo guardo todo, y el resultado, desde mi punto de vista, ha sido muy bueno.
  • Pegar las partes del círculo a la lata: un paso muy sencillo, solo es poner los recortes en las marcas que habíamos dibujado. He hecho un Gif en este paso que ha quedado muy vistoso.

Espiral-logo

  • Terminar de cubrir el resto de la lata: soy algo perfeccionista por lo que este paso me llevó mi tiempo, quería poner todo perfecto. El objetivo es que quedara todo bien montado teniendo en cuenta los colores y las imágenes de las escenas e incluyo algunos bocadillos de los diálogos. La mejor forma de que veáis la composición es a través de otro Gif que pongo al final de los pasos.
  • Dar una mano de pegamento: por último, para dar un acabado más profesional y para que se mantenga bien pegado he dado una mano de pegamento, he utilizado el pegamento Mod Podge con brillo pero se pueden utilizar otros pegamentos que una vez seco quede transparente.
  • Dejar secar y listo para usar. 

Lata-terminada

Antes de hacer esta lata probé con una más pequeña, hice lo mismo, la pinté y después pegué el papel, la única diferencia es que además pinté con pintura al agua algunas zonas para ver cómo quedaba, no quedó mal pero me gusta más cubierta totalmente de papel.

Latas recicladas

¿Qué os parecen?, ¿os gustan?, ¿que hubierais puesto vosotros/as de mensaje? Como podéis ver esta decoración es muy fácil de hacer y creo que el resultado ha sido muy bueno para ser una lata reciclada, pero yo no soy objetiva   🙂

Evolución hacia un consumo responsable

Buscando información sobre el consumo responsable he encontrado un video de Setem Comunidat Valenciana, organización no gubernamental para el desarrollo (ONGD) que promover un sistema económico y social mundial más justo y solidario a través de la educación y la sensibilización a la sociedad. Este video, narrado por un marciano, nos habla de la extinción de una especie que él llama Homo consumus.

A lo largo del video podemos ver una comparativa entre los hábitos de consumo del Homo consumus y una especie más evolucionada como es el Homo responsabilus.

Evolucion_consumidor

 El video muestra que tener un consumo responsable no implica grandes cambios en nuestro día a día, únicamente debemos pensar si lo que estamos haciendo se puede hacer de otra forma o si debo o no tomar una determinada decisión para así conseguir:

  • Beneficio personal: ahorrar en las factura del agua y la luz, mejorar la salud al comer productos con menos tóxicos y además ahorrar en combustible.
  • Beneficios ambientales: estos beneficios implican un menor consumo de combustibles fósiles, una reducción en la generación de residuos, una buena gestión de estos y algo que cada vez es más importante, debido a que es un recurso cada vez más escaso, como es una gestión adecuada del agua. Todo esto hace que se conserven los recursos naturales que tenemos.
  • Beneficios sociales: este posiblemente es el que más nos puede costar de ver porque desde pequeños nos han enseñado ha consumir sin pensar qué implica, desde el punto de vista social, comprar un artículo u otro. Como podemos ver en el video el bajo precio de algunos productos puede estar asociado a mano de obra barata y condiciones laborales pésimas.

 Si dedicamos un poco tiempo a pensar qué hacer y cómo hacer las cosas podemos conseguir que nuestros hábitos de consumo pasen a ser de un Homo responsabilus, lo agradeceremos a corto, medio y largo plazo.

Qué la evolución os resulte sencilla!!!

Feria BioCultura 2014

En primer lugar me gustaría felicitar al equipo de BioCultura, Feria Internacional de Productos Ecológicos y Consumo Responsable, por dos motivos, el primero por el gran éxito que ha tenido la feria en todas las ciudades en las que ha estado, Barcelona, Bilbao, Valencia y seguramente también tengan éxito en Madrid, y la otra felicitación es por cumplir 30 años dando a conocer una vida más saludable y un consumo más responsable.

Biocultura_2014

Si te interesan los productos ecológicos y además quieres aprender qué es el consumo responsable, y por lo tanto conocer que marcas son más responsables con el medio ambiente, no te puedes perder BioCultura Madrid, esta es la última cita de BioCultura de este año!!!. Tendrá lugar en el pabellón 9 de IFEMA del 13 al 16 de noviembre.

En esta 30º edición de Madrid habrá más de 700 expositores y 300 actividades que se repartirán en los cuatro días y en las que podremos aprender de agricultura ecológica, educación, ahorro de energía, textiles orgánicos o cómo llevar una vida sana entre otros temas.

Fruta_ecologica
Stand de fruta / Imagen: Raquel Ramos

Según la organización se estima que este año la feria tendrá unos 80.000 visitantes, yo estuve el año pasado y puedo decir que merece la pena ir, me gustó mucho, este años voy otra vez. Os recomiendo que os paséis por alguna actividad, se aprende mucho, yo fui a varias, una en la que se hablaba de los huertos urbanos, otra sobre el humus de lombriz y también a una que me pareció muy interesante que se llamaba “La influencia de los campos electromagnéticos en la salud”. Creo que este año también hay estas actividades.

En relación a los expositores os puedo decir que la gente es muy agradable, cualquier duda que tengáis os la resuelven sin problema. Animaros a ir a la feria y así podréis comprobar la gente tan interesante que forma parte del proyecto de BioCultura.

Os dejo el video promocional de BioCultura 2014, nos vemos en BioCultura!!!

Certificado forestal FSC

Como sociedad consumista que somos debemos asumir nuestra responsabilidad y ser consciente que la compra de algunos productos implica un mayor daño al medio ambiente y un apoyo a políticas laborales que perjudican a los trabajadores. Por este motivo tenemos que cambiar nuestra forma de consumir y empezar a tener un consumo más responsable.

Es complicado, lo reconozco, yo estoy empezando a fijarme en los productos que normalmente compro y veo que en muchos de ellos no dan información para poder tomar la decisión de si es un producto que encaja con mi nueva forma de consumir, creo que aún faltan cosas por hacer pero ya podemos ver reflejado en algunos productos el compromiso de ciertas marcas. Las certificaciones son el medio por el cual las marcas reflejan dicho compromiso y lo muestran en sus productos a través de los sellos, en este post me gustaría dar a conocer el sello asociado al certificado forestal, el sello FSC.

Sello FSC

Forest Stewardship Council (FSC) es una organización independiente, no gubernamental, internacional y sin ánimo de lucro creada en 1993 en Toronto (Canadá). Los objetivos de FSC son promover una gestión forestal en los bosques de todo el mundo que sea:

  • Ambientalmente responsable
  • Socialmente beneficiosa
  • Económicamente viable

Sello FSC

Con esta gestión se evita la deforestación, la explotación de los recursos forestales ambientalmente irresponsable y socialmente perjudicial que no incorpora los costes de una gestión sostenible, y las mafias que comercializan productos forestales de origen ilegal, que perjudica enormemente a las economías de los países pobres y por tanto al desarrollo y al bienestar de sus ciudadanos.

Certificación FSC

Aquellas empresas forestales que consideren que los objetivos de FSC cumplen con su filosofía de empresa pueden tomar como referencia los estándares de FSC, basados en 10 principios y 56 criterios universales, y conseguir la certificación FSC y el posterior sello FSC. Si queréis ampliar la información en relación a los criterios de evaluación os dejo el siguiente enlace.

Productos FSC
Ejemplos de productos con el sello FSC

Con esta certificación la empresa forestal garantizan al consumidor que los productos forestales certificados proceder de montes aprovechados de forma racional, de acuerdo a unos estándares internaciones, que contemplan aspectos ambientales, sociales y económicos y que definen unos niveles mínimos de buena gestión para los bosques de todo el mundo.

Tipologías de certificación

La marca FSC permite visualizar el compromiso a favor de la sostenibilidad a través de:

  • Certificación de Gestión Forestal (FM en inglés): proceso de evaluación por el que se determina si un monte o grupo de montes se gestiona de acuerdo a las normas establecidas por el FSC.
  • Certificación de Cadena de Custodia (CdC, COC en inglés): proceso de evaluación de la línea de producción forestal, desde el árbol hasta el producto final, incluyendo todas las etapas de procesamiento, transformación, manufactura y distribución, para verificar que la madera utilizada procede de un bosque bien gestionado.

FSC en España

En España FSC es el sistema de certificación que tiene mayor demanda en el mercado en comparación con otros certificados forestales como es el caso de PEFC. Tomando como referencia diciembre de 2013 en España había 187.713 hectáreas certificadas que corresponden a 24 certificados FSC de Gestión Forestal (FM y FM/COC) y 595 certificados de cadena de custodia FSC (COC).

El video que os dejo a continuación muestra de una forma muy amena qué es el sello FSC.

Ahora que ya conocemos qué significa el sello FSC está en vuestras manos tomar la decisión de elegir un producto u otro considerando uno de los criterios de decisión el origen de las materias primas. Como resumen os puedo decir que el sello FSC garantiza que el producto que tenemos en nuestras manos se ha obtenido sin agotar los recursos, preservando los ciclos ecológicos y la biodiversidad, y que han mantenido esa trazabilidad a lo largo de todo el proceso productivo.

¿Conocíais este sello? ¿En qué productos habéis visto este sello?. Yo estoy empezando a verlo en algunas firmas de moda y hace tiempo en los envases de leche y zumo de una envasadora muy conocida.

Fuente: FSC

Imágenes: FSC / WWF / Juan Varela / Tetra Pak