Las energías renovables no son solo eólica y solar

Cuando oímos hablar de energías renovables casi siempre se nos viene a la mente la energía eólica y la energía solar, ya sea fotovoltaica o termosolar, y posiblemente cada vez más la biomasa, por lo menos esas son las más conocidas o de las que oímos más en los medios de comunicación.

En estos días que me he puesto un poco más seria en relación a la legislación he podido leer en el Documento Básico de Eficiencia Energética (DB-HE), del Código Técnico de Edificación (CTE), una clasificación bastante amplia de lo que se denomina “energía procedente de fuentes renovables no fósiles”, esta clasificación procede de la transposición de la Directiva 2009/28/CE relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables.

La clasificación de energías renovables que encontramos en esta directiva es:

Energía eólica Energía hidráulica
Energía solar Biomasa
Energía aerotérmica Biogás
Energía geotérmica Energía hidrotérmica y Energía undimotriz
Energía procedente de gases de vertedero Energía procedente de gases de depuración

Como podéis ver la lista es bastante amplia, para no extenderme mucho me voy a centrar solo en tres tipos de energías renovables, las que considero que pueden ser menos conocidas.

Energias_renovables

 

Energía aerotérmica

Según la Directiva 2009/28/CE, la energía aerotérmica se define como la energía que está almacenada en forma de calor en el aire ambiente. Esta energía se utiliza para calentar o enfriar las estancias. Los equipos que capturan dicha energía son las bombas de calor aerotérmicas, estas bombas de calor necesitan un aporte de energía para funcionar, ya sea eléctrica u otra energía auxiliar.

El siguiente esquema explica muy bien su funcionamiento y el porcentaje de energía que se necesita para tener unos buenos resultados.

Energia_aerotermica

Energía Aerotérmica / Fuente: Presentación Jornadas Técnicas “Foro Clima”

 

Gases de vertedero

Según el Real Decreto 1481/2001, por el que se regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero, se define gases de vertedero como todos los gases que se generen a partir de los residuos vertidos. Este gas, denominado biogás, está compuesto principalmente por metano (CH4) y dióxido de carbono (C02) y es el producto de la fermentación anaerobia de los residuos.

El biogás se capta mediante unos pozos equipados con tubos perforados para la extracción del gas y un sistema de canalización que lo lleva hasta una estación de tratamiento pasando después a los grupos motor-transformador que lo transforman en energía eléctrica limpia, esta energía a su vez puede ser vertida a la red eléctrica o se puede autoconsumir. Además de conseguir electricidad se puede obtener calor al aprovechar el calor que se genera en el motor, este calor se utiliza para procesos industriales, para calefacción e incluso para la producción de frío.

Biogas_vertedero

Biogás de vertedero / Fuente: Guascor

Publicidad

 
 
 
 
 

Gases de plantas de depuración

Como producto del tratamiento de las aguas residuales se obtienen los fangos, que debido al aumento de plantas depuradoras y las restricciones medioambientales tiene cada vez menos salidas. Uno de las soluciones es su valorización energética mediante digestión anaeróbia, dicha digestión, como ocurre con los residuos de los vertederos, da lugar a  biogás con un alto porcentaje de metano y dióxido de carbono.

Una planta de este tipo tiene dos partes principales: la instalación de biogás y la planta de cogeneración. La instalación de biogás está formada por digestores en los que se realiza la fermentación y se recoge el gas que se almacena en un gasómetro. Los digestores están conectados entre sí y a su vez a un gasómetro. En el caso de la planta de cogeneración se da la transformación de gas en energía eléctrica o calor. La energía eléctrica es utilizada en los procesos de depuración y si hay excedente se vierte a la red. La energía térmica de los motores se utiliza para mantener la temperatura de los digestores y para el secado de los fangos.

Biogas_EDAR

Biogás de planta de depuración / Fuente: Guascor

Como he comentado al principio la variedad de energías renovables que tenemos es muy amplio aunque muchas de ellas son menos conocidas al producir menos energía o al utilizarse para autoconsumo. Se deberían considerar todas estas energías renovables para llegar a tener un sistema eléctrico 100% renovable. Tanto las empresas como los institutos de investigación están llevando a cabo grandes proyectos de I+D para poder obtener energía limpia o por lo menos que contaminen muy poco, la gran parte de los proyectos se centran en buscar una mayor eficiencia en las tecnologías que ya se están utilizando o descubrir nuevas formas de obtener energía de fuentes renovables.

Si las políticas energéticas se centraran en las energías renovables se conseguiría una mayor independencia energética, un desarrollo sostenible, se crearían un gran número de puestos de trabajo y además nuestra salud y el medio ambiente lo agradecerían.

Te puede interesar:

Un Comentario en Las energías renovables no son solo eólica y solar

  1. Pingback: Energía Geotérmica | Eco Medio Ambiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *